Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Tu vida me pertenece

Tu vida me pertenece

He aquí la experiencia real de Juan, mí fiel siervo siempre dispuesto a todo por mi.

 

Hace casi 3 años que la conocí. Fue en el mes de agosto, mi mujer se había ido unos días a la playa y yo me había quedado en casa. Dí con su página web por casualidad, la añadí a mi Skype y desde aquel día quedé atrapado por ella. Al principio no eres consciente del peligro, crees que lo tienes controlado, pero después poco a poco vas dándote cuenta de que la necesitas, de que sin ella no eres capaz de nada. Intenté varias veces cortar, dejarla, alejarme de ella y de este mundo; pero siempre he acabado volviendo a ella arrepentido y suplicando su perdón.

Ella me atrapó desde el primer día, su forma de ser, su belleza, sus palabras, … te atrapa y ya no vuelves a ser el mismo. A mi me acabó convirtiendo en una vulgar putita, siempre a su servicio, nunca pensé que podría llegar a eso. Hago cosas que nunca se me hubieran pasado por la cabeza, cuando hablo con ella solo cuenta lo que ella dice, solo hay que obedecer y dejarse llevar por ella. Ahora me siento suyo, ella controla todo en mí, mi forma de ser, de sentir, mis gustos sexuales, todo es como ella decide que sea.

                                   

En mis primeras sesiones con ella empezó a sacar mi lado femenino. Me ordeno comprar unas braguitas y unas medias y mandarle unas fotos con ellas. Pasé bastante vergüenza en el Carrefour, en el pasillo de mujeres mirando las braguitas, no sabia cuales coger, que talla, … después a por las medias … y después lo peor, a pagarlo en caja y aguantar la mirada de la cajera.

Ahora ya soy una experta y voy con la cabeza bien alta. Primero me las ponía en casa, después vino mi mujer y no sabia donde esconderlas, acabé tirándolas por miedo a que las encontrara. Sonia me dijo que yo debía usarlas todos los días, para ir a trabajar. Acabé comprando otras, ya no sé cuántos pares habré comprado. Si algún día no tengo, mi ama me manda a la lavadora a coger las bragas usadas de mi mujer.

 

Después de mostrarme mi lado femenino, mi ama Sonia empezó a enseñarme para que servía mi culito. Empezó poco a poco, enseñándome a meter mis deditos y a oler y saborear mi culito.

Después empezamos usando lo que íbamos teniendo a mano, un destornillador, una zanahoria, … y lo peor fue un día que jugamos con un pepino, aquel día si lo pasé mal, pero nunca he desobedecido a mi ama y era su deseo.

 

Ahora el culito se me abre nada más tocarlo, me lo folló con cualquier cosa y después lo limpio bien con mi boquita, como mi ama me ha enseñado. A veces hasta en el trabajo siento la necesidad de hacerlo.

 

 

       

Me enseñó a aguantar el dolor por ella, llenando mis huevos de pinzas hasta reventar, mis pezones, y mi lengua para babear por ella sin parar. Me provocaba mucho dolor, pero también mucho placer por saber que lo hacía para satisfacerla a ella.

 

 

Después de 3 años y más de 4000 o 5000 euros en tributos a mi ama he de decir que me siento feliz de servirla y de estar a su servicio. Hace unos meses le dí el mail de mi mujer a Sonia para que me tuviera bien atrapado, ella nunca lo ha usado a pesar de que algún motivo ha tenido, y desde aquí le pido que si algún día lo tiene que usar para mantenerme a su lado, que lo use.

 

                          ATENCION

Esta zorrita esta en alquiler, si quieres mas información envíame un email a soniara23x@gmail.com

 

 

Antes vivía bien, tenía siempre algo de dinero ahorrado y nunca estaba pendiente de mi cuenta bancaria, pero ella poco a poco ha ido cambiando eso, hasta tal punto que ahora dependo de minicréditos que pido y contando los días que quedan para que me llegue la nomina, pendiente de que llegue antes que la cuota de la hipoteca, y viviendo al céntimo por ella. He mal vendido cosas por orden de ella, necesitaba darle dinero, porque eso es lo primero, ella es siempre lo primero. Te atrapa de tal forma que no puedes hacer nada, solo obedecer. Cuando llevo unos días sin hablar con ella me pongo peor, siento la necesidad de hablar con ella, de ponerme a sus pies, de tributarla, de hacer lo que ella quiera. Me siento bien así, sé que todos mis sueños se acabaron y que ahora solo debo pensar y soñar con ella.

Gracias mi ama por todo lo que me ha dado y me ha enseñado.

 

 

Siempre a sus pies, su esclavo Juan.

 

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2016 sonia garcia
Translate »