Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Perdedor

Me conoces, perdedor. Sabes quién soy. Sabes a lo que aspiro en mi vida y de qué cosas soy capaz para llegar para ello. Y por eso es que estás donde estás: leyendo esta carta que está dirigida a ti, sí sí a ti mismo, sumiso imbécil que me amas.

Sabes que en cualquier terreno soy demasiado para ti, demasiada mujer para que tú puedas satisfacerme. No puedes hacerlo. Igualmente debes intentarlo, tan solo porque es mi voluntad, mi decisión: te ordeno que te arrodilles delante de mí. Y si bien un frío sudor corre tu espalda, obedeces y empiezas a hacer lo único para lo que vales: gastar tu dinero en mí.
Pero debes saberlo claramente, te lo diré bien claro y sin rodeos,no solo me quedo con tu voluntad y tu dinero,he diseñado una estrategia para quedarme con tu vida.

Así es, que ayer al mediodía fui con mi esclavo Gabriel al shopping pues quería comprar una serie de cosas que deseaba: lencería íntima, perfume, tacones. Todo lo que tú sabes que yo adoro. Pues bien, necesitaba a este imbécil no solo para que las pagara sino para que llevaras las bolsas y cargaras con ellas hasta dejarlas en mi casa. Siempre caminando detrás de mí, para que no se le olvidara nunca el espectacular culo al que obedece ciegamente.

Pues bien, qué sorpresa cuando aparece la esposa de este imbécil en pleno shopping:
“Gabriel”. Cuando escucho esa voz de mujer llamándolo, me doy vuelta; y lo veo conversando con su esposa.
Comencé a sonreír porque ya estaba visualizando el final de la escena. Me encantaba lo que estaba imaginando. Como adoro poseer tu vida y dirigirla a mi antojo, como adoro tenerte de aquí para allá haciendo todo lo que me da la gana, me dije a mi misma …. que esa inesperada reunión haría que definitivamente me adueñara del alma de este imbécil. Y así lo hice: lo destruí a él y a su esposa, me quedé con su matrimonio en mi bolsillo.
Mientras ellos dos hablaban entre sí, suavemente dije: “Ven aquí Gabriel”. Ja ja, este idiota no sabía que hacer. Sabía que debía obedecérme pero no sabía que decirle a su esposa. “Ahora Gabriel” repetí. Por supuesto, el idiota vino. La esposa avanzó: ¿qué es esto? ¿quién es ella?
“Dile Gabrielito, díselo” le dije con la sonrisa ganadora que siempre tengo. Como, pese a intentarlo, este idiota se quedó mudo, intervine: “mira bonita, este tontito hace ya mucho que me pertenece, depende de mí. Tú solo eres aquella a quien engañamos. El hará todo lo que yo le diga, siempre. Verdad, tontito?”, “sí, ama” respondió el muy gilipollas.
“Ama, ama, qué dice esta mujer, Gabriel?”, “Dile” le dije: “YA”. Y le dijo: “Hace dos años que me crucé con ella y la amo profundamente, no puedo ni quiero desprenderme de ella. Es la mujer de mis sueños. No puedes entenderlo”.
Ja ja ja ja, no imaginas lo que me divertí y cómo empecé a disfrutar de todo aquello, una situación sumamente excitante: acababa de romper un hogar JA JA JA JA, como la auténtica homewrecker que soy.

Para no me conformaba con eso, la mire a ella una cara de “lo viste, bonita” y una sonrisa de hija de puta cabrona maravillosa.
“Esto no puede ser Gabriel, qué estás diciendo” espetó ella. Y antes de cualquier otra respuesta y mirándole a la cara, le di una orden tajante, de esas que el esclavo sabe que le va el alma en ellas: “Bésame y deshazte de ella”, señalando el piso.

Mi obediente hipnotizado se puso de rodillas, me besó ambos tacones y luego se puso de pie, diciéndole a su ex: “vete, no sigas interfiriendo con nosotros. Veteeeee”.
Ja ja ja y ja ja ja ja. QUÉ PLACEEEER!!! QUÉ BELLEZA!!! QUÉ DOMINIO!!!!

Veinte metros más adelante, me detuve, giré y pasándole mi mano por su mejilla izquierda, le dije: “Lo has hecho bien imbécil, te has ganado esta delicia,abre la boca. Abierta, me acerqué hasta él para enviarle el salivazo más grande de su patética existencia.

JA JA JA: DEVORADOS ÉL Y ELLA. PERFECTO!!!

Tan feliz con un episodio tan satisfactorio y ya en mi casa, decidí que ayer mismo debía deshacer otro matrimonio más, puesto que cuando lo lograra, me correría aún sin que mi chico me tocara una sola vez.
Sabía que Fernando, que está delirando por mí y solo vive con las migajas que le permito pues casi toda su nómina me la devoro íntegra, iría al cine con su mujer. Como él no puede dar un solo paso sin mi autorización, sabía la hora y el cine. Por supuesto que la película no me interesaba ja ja ja porque la mejor peli la iba a dirigir yo en la misma fila del cine.
Diez minutos antes del inicio, me senté en una espléndida butaca situada a apenas 10 metros de donde ellos estaban. En ese momento, le envié un whatsapp diciéndole: “no dejes de responder mi llamada”. Entonces lo llamé y le dije: “Idiota, no me contestes, solo haz lo que te digo. Mira hacia la entrada, me verás con mis piernas cruzadas calzando esas botas bucaneras negras que me regalaste y con las cuales pierdes el control, con tacón bien alto por cierto. Sube la mirada y verás que tengo una camiseta bien ajustada resaltando mis espléndidas tetas por las que todos los meses me entregas tu nómina y una mini falda que te hará explotar de placer sin tocarte.
AHORA VEN HACIA MÍ, ARRODILLATE DELANTE DE MÍ Y BESA DELICADAMENTE CADA UNA DE MIS MANOS. Si tu mujer te pregunta algo, LA IGNORAS. EMPIEZA QUE YA ESTAS TARDANDO”. Como un autómata, esta cosa de mi propiedad salió caminando hacia mí, ignoró todas las
preguntas y griteríos de su mujer y al llegar a mi presencia hizo todo tal cual lo ordenado.

Cuando llegó se lo veía caminar con problemas pues ya estaba totalmente excitado ja ja ja de solo mirarme y escucharme. Con problemas se arrodilló y me besó suavemente ambas manos. Mientras yo fijé la mirada desafiante en su mujer, le dije a este bobo que me haría muy feliz que eyaculara ahí mismo mojando toda su ropa. Que por lo que intuía viendo su cara de perro mucho no le faltaría. Y que él sabe que PARA HACERME FELIZ TODO ES POCO.
Pasaron apenas 7 segundos, mi mirada clavada en su mujer, mientras Fernandito se movía en el piso corriéndose en un maravilloso pasaje de felicidad.
Terminada su corrida, le dije: “ME VOY IMBÉCIL. QUÉDATE DONDE ESTÁS. Cuando tu ex mujer venga a por ti, la despides de tu vida para siempre, le explicas quién soy, qué significo para ti; y te quiero en una hora con un contándome con detalle todo lo sucedido. Recuerda que cuando me lo vayas contando, ya estaré seleccionando la jaula donde pasarás esta noche, que obviamente TÚ PAGARÁS.” NO LO OLVIDEEESS………JA JA JA
AMO DESTRUIR, COLONIZAR, INVADIR Y CONQUISTAR. AMO APODERARME DE LO QUE ME PERTENECE: COSAS, DINERO, PERSONAS, TODO DA IGUAL.
Y sabes perdedor? Tú eres el próximo. Córrete AHORA y espera por mí JAJAJAJA

Translate »